Catholic Relief Services (CRS) y la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (DINAF) firmaron hoy un convenio de cooperación técnica que establece mecanismos de atención, seguimiento y fortalecimiento de capacidades para beneficiar a niñas, niños, adolescentes y familias en 22 municipios de Honduras.

El convenio entre CRS y la DINAF tiene una vigencia de tres años y es realizado en el marco del proyecto binacional Senderos Juveniles de Centroamérica que se desarrolla en cinco municipios de Honduras (Tegucigalpa, San Pedro Sula, Choloma, La Lima y El Progreso) y cinco de El Salvador, así como el programa Alimentos para la Educación, ejecutado en los 17 municipios del departamento de Intibucá.

El representante para Honduras de CRS, Connor Walsh, y la Directora de la DINAF, Lolis María Salas Montes firmaron el convenio que tiene como objetivo específico establecer un mecanismo de atención y seguimiento para la niñez en situación de vulnerabilidad, fortalecer las capacidades técnicas para atenciones más especializadas y realizar actividades conjuntas.

Esta alianza también permitirá a la DINAF avanzar en un proceso de construcción del Sub Sistema de protección de niñez (local), con la participación de la sociedad civil e iglesias, eliminando las formas estructurales de discriminación y combatiendo la exclusión social.

Este acto permitirá que los próximos tres años, la DINAF pueda mantener una línea de coordinación permanente con Catholic Relief Services, remitiendo niños y niñas migrantes retornados o en situación de vulnerabilidad, a los programas o proyectos en el país, como ser el proyecto jóvenes constructores, que fue muy eficiente en los Estados Unidos, en zonas altamente vulnerables con índices altos de violencia y que actualmente también es una metodología exitosa en el Salvador.

Es importante rescatar que estas metodologías de trabajo y atención, incluyen a personas con discapacidad o con diversidad funcional, también se prioriza a jóvenes que no estén siendo beneficiados con otros programas o proyectos, así aseguramos que estamos llegando a la niñez y adolescencia altamente excluida.

Por su parte, la Directora de la DINAF dijo que en el marco de este convenio se podrán implementar diferentes actividades con el objetivo de promover la participación activa de nuestra niñez, como un eje trasversal en las nuevas políticas de protección de niñez en Honduras, que podrán consistir en foros, debates, concursos, competencias entre otras actividades que no solo servirán para escuchar la voz de los niños y niñas sino para que su opinión sea tomada en cuenta.

“Este es un paso más en un proceso de integración de sectores, para no duplicar esfuerzos, optimizar recursos y ampliar la cobertura e impacto de nuestros programas y proyectos, en el que la iglesia católica, juega un rol trascendental” enfatizó la funcionaria.

Ambas instituciones establecerán desde ahora una línea de coordinación para la atención y seguimiento a niñas y niños que ha sido vulnerados en sus derechos y son participantes en los proyectos de CRS, entre otros, Senderos Juveniles de Centroamérica y Alimentos para la Educación.