La Primera Dama de Honduras Ana García de Hernández, inauguró hoy en el marco del Programa Criando con Amor la Primera Sala de Lactancia, ubicada en la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (DINAF), con el propósito que la institución cuente con un espacio donde las madres puedan extraer su leche durante la jornada laboral y conservar la misma en condiciones higiénicas para que sus bebes puedan consumirla tiempo después y una vez que su madre llegue a casa y así lograr una excelente nutrición para sus hijos e hijas.

La implementación de esta sala reportará beneficios importantes para las madres, los niños, las niñas y las entidades, ya que las madres estarán más tranquilas en el trabajo porque se le garantiza la leche a su bebé y se genera menor ausentismo laboral por permisos médicos para atender problemas de salud del bebé y de la madre, ya que la leche materna ayuda a prevenir enfermedades y se aporta a la economía porque se ahorra la compra de leches comerciales y biberones.

 

El Gobierno de la Republica, en el marco de la estrategia Criando Con Amor, reconoce la importancia de la lactancia materna exclusiva en los primeros seis meses de vida de las niñas y los niños, por lo que la promoción de la lactancia materna es un tema prioritario en la salud, desarrollo y bienestar de madres e infantes, a través de la implementación de 6 salas de lactancias ubicadas una DINAF, SEDIS, SDHJGD, SEDUCA y dos mercados capitalinos.

En este sentido, la DINAF mediante estas acciones busca el   aseguramiento de la continuidad de la lactancia materna cuando las madres regresan a la actividad laboral y por esa razón se vuelve necesario impulsar desde los mismos centros de trabajo la lactancia materna y cumplir el derecho a la salud, como uno de los derechos consagrados en la normativa nacional y los instrumentos internacionales como la Convención sobre los Derechos de la Niñez.

La DINAF con el apoyo del Despacho de la Primera Dama ha acondicionado adecuadamente el entorno laboral para que las madres, que se encuentren en su período de lactancia, al regresar a sus actividades laborales, encuentren un lugar cálido e higiénico donde pueden extraer y conservar la leche bajo normas, técnicas de seguridad, para luego transportarla al hogar para amamantar a sus hijos e hijas en aquellos momentos que no puedan estar juntos.