Los miembros del Consorcio Proniñez visitaron los municipios impactados por dicho programa con el objetivo de compartir con los alcaldes municipales el alcance del mismo en aquellos municipios que actualmente implementan MUNSALUD y la estrategia de transición al Proyecto ProNiñez.

Durante la visita se recopilaron insumos y recomendaciones por parte de los alcaldes municipales de San Pedro Sula, Choloma, Omoa, Potrerillos, Puerto Cortés, Villanueva, La Lima Del Departamento de Cortes; del Departamento de Yoro, asistieron los ediles de El Progreso, Jocón, Morazán, Santa Rita.

Además, las autoridades municipales de Tocoa, Colon y La Ceiba, Tela de Atlántida, asimismo participaron Santa Rosa de Copan, Copán Ruinas, Corquín, Dolores, Dulce Nombre, La Unión, Nueva Arcadia, San Agustín, San Jerónimo, San Juan de Opoa del Departamento de Copan. Del Departamento de Santa Bárbara; Santa Bárbara, Azacualpa, Petoa, San José de Colinas, San Luis, San Pedro de Zacapa, Las Vegas, entre otros.

Los actores principales del proyecto son la DINAF, que es la institución coordinadora del Sistema Nacional de Protección Integral de la niñez, y los gobiernos municipales, que son los coordinadores locales del sistema. Los socios implementadores del proyecto, articulados a través de un consorcio son DINAF, la Oficina Internacional de los Derechos del Niño (IBCR, por sus siglas en inglés), Plan International Honduras y UNICEF.

El proyecto implementará una estrategia gradual de trabajo municipal que incluirá abogacía basada en la evidencia con los gobiernos municipales para una mayor inversión en la infancia y una gestión participativa del desarrollo local en favor de los niños y adolescentes; el empoderamiento de los niños, niñas y adolescentes para su participación efectiva en un diálogo con las autoridades municipales; el fortalecimiento de la capacidad de los gobiernos municipales en la promoción y protección de los derechos de los niños, incluida una planificación estratégica y la elaboración de presupuestos equitativos, desarrollo de capacidades para el buen gobierno, el liderazgo estratégico, la gestión participativa, el seguimiento y la evaluación basada en resultados.