En el marco del mes de la familia, la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (DINAF) como ente rector y articulador de las Políticas Nacionales y Normativa en la materia de Niñez, Adolescencia y Familia, desarrolla acciones encaminadas al fortalecimiento familiar y la promoción de los derechos de los niños y las niñas a través de sus cinco programas técnicos y sus seis oficinas regionales, logrando el reintegro de 1,110 niños y niñas a sus familias en lo que va del año.

La Titular de la DINAF, Lolis María Salas Montes, lanzó un mensaje de esperanza, para que todas las instituciones públicas y privadas del país, así como la ciudadanía en general se sume, a la invitación que desde los inicios de la Gestión del Gobierno fue recalcada por la Primera Dama de la Nación, Abogada Ana de Hernández, quien ha sostenido que “se tiene que accionar, transformar, saltar de las políticas a la acción”.

La Funcionaria enfatizó que de acuerdo con el Código de la Niñez y la Adolescencia “todo niño y niña tienen el derecho a crecer y formar parte de una familia protectora, pues esta la institución reconocida por el Estado, que tiene como finalidad la conservación, propagación y desarrollo, en todas las esferas de la vida, de la especie humana.

Solo en el año 2015, la DINAF, logró 1,066 reintegros familiares de 571 niñas y 539 niños, provenientes principalmente de la zona Central (620), Centro Oriente (189), Occidente (126), Atlántida (95), zona Norte y Sur (40, respectivamente).

Salas Montes, señaló que el reto que el Presidente Juan Orlando Hernández planteó al crear la DINAF para brindar protección a la niñez, es de importancia nacional y demanda la articulación de esfuerzos por parte de instancias públicas y privadas y otros sectores de la sociedad a nivel central, departamental y municipal, mismas que integran el Sistema Nacional de Protección Integral de los Derechos de la Niñez.

A su vez recalcó que son muchos los logros, pero se tiene que generar más impacto atacando de manera frontal e integral las causas de las problemáticas que restringen el ejercicio de los derechos de niñas y niñas, debiendo para ello crear sinergias interinstitucionales e intersectoriales para promover, proteger y defender los derechos de los y las niñas que de acuerdo con datos del INE representan el 47% de la población de Honduras.

 

 

El 5 de septiembre de 1991, los Obispos de Honduras publicaban una carta pastoral sobre “Identidad y misión de la Familia”, En la que aconsejaban que se estableciera en el país el mes de agosto como el “mes del Matrimonio y la Familia”. A partir de este escrito, se implementaron varias actividades e iniciativas, sobre todo a lo interno de la iglesia católica; de ahí, que este mes, es ampliamente conocido, celebrado y vivido por la comunidad católica, como el “mes del Matrimonio y la Familia”. (SDHJGD)